Priorizar la propia seguridad

2017 ha sido llamado el año más violento de este sexenio, y ha sido catalogado como el peor año en materia de inseguridad desde que se llevan este tipo de registros. Homicidios, lesiones, asaltos, secuestros, robo a casas habitación, robo a negocios, robo a transeúntes, violaciones, trata de blancas, robo de vehículos, ciberdelincuencia, y muchos delitos más afectaron las finanzas, la integridad y la vida de muchos ciudadanos. Y lejos de vislumbrarse una mejoría en las condiciones de seguridad para este 2018, parece que la tendencia indica que puede ser mayor el numero de delitos que se cometan, debido a las condiciones socioeconómicas y políticas del país.

A la caza del primoAl igual que se hizo el año pasado, previo a las elecciones celebradas en Coahuila, Estado de México y Nayarit, diferentes grupos de la sociedad civil, e incluso miembros de partidos políticos, están solicitando a los órganos de gobierno que no se “relaje” ni disminuya la seguridad pública.

“Nos preocupa, porque sabemos que cuando hay un cambio de gobierno los reajustes que genera llevan a una oportunidad para los delincuentes para generar condiciones de violencia en lo local (…) El proceso electoral ‘congela’ a la institución y da espacio y oportunidad para que quien quiera delinquir lo pueda hacer libremente”, decía el año pasado el director de la organización el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas, en una nota titulada: #ELECCIONES2017: LOS RETOS DE SEGURIDAD PARA EDOMEX, COAHUILA Y NAYARIT

Este año la preocupación es mayor porque el numero de entidades donde se realizarán elecciones es más grande y además hay elecciones federales. Voces como la del nuevo secretario de gobernación procuran dar confianza manifestando que se hará prevalecer el estado de derecho en todo el país.

Ahora bien, independientemente de los trabajos que hagan las autoridades en pro de la seguridad pública, cada uno de nosotros debemos darle prioridad a las acciones que nos permitan vivir seguros.

  • Por principio de cuentas debemos ser conscientes que todos podemos ser víctimas de algún delito, ya sea uno planeado o de manera circunstancial, es decir, deje a un lado esa mentalidad de “a mí no me va a pasar”, hay que actuar para que no le pase. También hay que hacer a un lado la mentalidad derrotista “si a todos les ha pasado, ¿yo quien soy para escaparme de la delincuencia?”. Este tipo de mentalidad les facilita el trabajo a los delincuentes.
  • En todo momento y circunstancia procure mantener la calma, eso le dará la oportunidad de pensar como responder a las diferentes circunstancias que se le presenten en su vida. En caso de que sea una experiencia negativa, mantener la calma le dará la oportunidad de encontrar una manera de salir lo mejor librado de la situación. No pretendo decirle que no tenga miedo, más bien, a pesar del miedo procure mantenerse tranquilo. Muchas víctimas de la delincuencia provocan que el delincuente se torne violento en su contra y genera un daño mayor, al no mantener la tranquilidad.
  • No se duerma, no se distraiga, esté alerta no alarmado. Mucha gente parece que va dormida por la vida y esto la hace más vulnerable a la delincuencia. Es necesario que este consciente de todo lo que ocurre a su alrededor en todo tiempo y lugar, así si ocurre una circunstancia que le beneficie la podrá gozar más, por el contrario, si la circunstancia es negativa para usted, si esta despierta va a ser más fácil eludirla o minimizar los daños.

  • Es más fácil que usted y sus bienes sean respetados cuando usted respeta a los demás. Ser respetuoso no le asegurará que no va a ser víctima de la delincuencia, pero en caso de que se vea en una situación peligrosa esa actitud le puede ayudar a minimizar daños o pérdidas.
  • Cada vez que salga de casa adecue su perfil al tipo de lugar que va a visitar o a la actividad que va a realizar. No sea ostentoso, ni llame la atención por llevar un perfil excesivamente bajo.
  • No salga a la calle llevando en una sola bolsa su dinero, tarjetas bancarias, llaves de casa o trabajo, credenciales; solo cargue con lo estrictamente necesario y distribúyalo por todo su cuerpo, observando que no se detecten fácilmente.
  • Evite toda situación, persona o vehículo sospechoso que detecte. Más vale decir “aquí corrió” que “aquí quedó”.
  • Una persona rutinaria es una víctima más propicia para el delincuente, ya que le permite conocer sus horarios, rutas y actividades, por lo que fácilmente se puede planear un asalto, secuestro, extorsión u otro tipo de delito contra usted.

Estas son las acciones de prevención más básicas que sugerimos, posteriormente postearemos más consejos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


3 − two =

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>