Conferencia en Bogotá sobre fraude y corrupción

La semana pasada tuve el honor de participar en el VIII Congreso de Prevención del Fraude y Seguridad en Bogotá, Colombia, invitado por Asobancaria, el cual fue un notable éxito. La labor formativa que lleva a cabo esta institución es impresionante.

Y, por cierto, además de asistir a muy interesantes ponencias y conocer un poco más del sistema financiero colombiano, este congreso me dio también la oportunidad de conocer tan bonita y acogedora ciudad.

Conferencia en Bogotá sobre fraude y corrupción | PRECAVER

Conferencia en Bogotá sobre fraude y corrupción | PRECAVER

El título de mi ponencia fue “Corrupción interna, alto riesgo de fraude”. Les resumo de lo que trataba:

En organizaciones con ambientes de corrupción, el riesgo de ser víctimas de fraude es alto. Y esto se cumple tanto a nivel micro como macro, es decir, se trate de empresas o de estados. Corrupción y fraude suelen aparecen juntos, pero la corrupción – el abuso de poder en beneficio propio – es incluso un factor que facilita la comisión del fraude.

En general, la corrupción implica fraude, esto es, engaño, más o menos explícito. Por ejemplo, en el caso de un jefe de compras que se deja sobornar para realizar un pedido, el engaño es claro a la empresa, que cree que éste trabajador se rige en sus decisiones por criterios como son la calidad y el precio, no su beneficio personal. En otro ejemplo, un gobernante que otorgue un contrato público a un familiar por el mero hecho de serlo, sabiendo que hay mejores ofertas, también comete un engaño a la ciudadanía que confía en su gestión, aunque en este caso el engaño no es tan explícito, o digamos que la víctima del engaño se diluye. Pero el fraude sigue estando ahí.

Además de lo perjudicial de extenderse una cultura de tolerancia a la corrupción en la empresa (de lo cual podríamos hablar bastante), hay tres puntos que trae la corrupción que podríamos señalar como factores acelerantes del fraude:

  • Disminución del control: Cuando un decisor se guía por intereses particulares, es más fácil que consienta un fraude a su organización, voluntariamente o no, pues en la búsqueda de ese beneficio propio se suelen descuidar controles básicos. En términos coloquiales podríamos decir que “la ambición ciega”. El decisor es más vulnerable y por tanto su organización.
  • Idoneidad de la operación: La transacción corrupta es clandestina. Por tanto, como es obvio, no genera recibo, ni comprobante, ni factura. Así que el delegar la gestión de un acto corrupto puede significar estar sentando las condiciones idóneas para que dicho acto corrupto cueste aún más de lo que en realidad está costando.
  • Idoneidad de la víctima: Adicionalmente, el agente corruptor (y además defraudador), sabe que la probabilidades de ser denunciado por el decisor (y además víctima, pero corrupta) son menores; una vez aceptado, por ejemplo, el soborno, el defraudador tiene la ventaja, y la víctima el miedo. Esto es más típico de lo que se piensa. Aquí en México, por ejemplo ha ocurrido algunas veces que servidores públicos han vendido promesas de empleo a sus víctimas las cuales, al pagar por esas falacias, estaban cometiendo el delito de cohecho. Y eso obviamente les coartaba denunciar. Hasta que, afortunadamente, alguna víctima se hartaba y denunciaba, a sabiendas de las consecuencias penales que le podía conllevar. Así que imagínense la cantidad de casos que habrá sin denunciar. En las empresas perfectamente puede ocurrir lo mismo.

Además de otros perjuicios a las empresas como mayores e impredecibles costos, pérdida de información, pérdida de reputación, exclusión en contrataciones, multas, condenas penales, aquí tienen otro motivo para luchar contra la corrupción interna: el alto riesgo de fraude. Y con el beneficio añadido de que, al combatir la corrupción, se está haciendo un favor al país de hoy y al país de mañana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


one + = 6

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>