¿Privacidad Vs Seguridad? No: Privacidad Es Seguridad

Con todo el lío causado por el programa de vigilancia electrónica de Estados Unidos, se ha desatado un debate entre los que defienden que la invasión a la privacidad ciudadana es un costo inevitable para la seguridad nacional, y los que no justifican el tal espionaje.

Nosotros pensamos que es inevitable hacer concesiones de intimidad ciudadana al estado en pro de la seguridad de todos, sí, pero debe haber un límite. El estado no debe dar ese ejemplo de sistemática consecución no regulada de datos para conseguir seguridad porque después, cuando Eurodisney obtenga ilegalmente fichas policiales de futuros empleados, supuestamente en pro de la seguridad, ¿con que cara los condena el juez, si quien le paga parece que está haciendo lo mismo?

Leímos esta semana un interesante artículo en Foreign Affairs, que nos recomendaba José María Blanco, con el título “Senseless Spying” (“Espiando sin sentido”), en el que se explica que, a pesar de este escándalo, todo iba bien entre Estados Unidos y Europa, aunque allí la privacidad es un concepto más valorado, porque se daba por supuesto que esa vigilancia obedecía a razones de seguridad. Todo iba bien hasta que han saltado informaciones de que también se podría haber espiado funcionarios de gobierno y embajadas, lo que ha indignado a los europeos y está teniendo repercusión negativa en las relaciones trasatlánticas. Porque, de ser así, piensa Europa que eso ya no sólo no es por su seguridad, sino que podría ser contra su seguridad (tal vez económica).

El tolerar prácticas sistemáticas que atenten a la privacidad de los ciudadanos, sin un claro control, en vez de favorecer la seguridad, puede que la perjudique. Y esto, que es tan claro en el nivel micro (el individuo), se está viendo claro en el nivel agregado, el nivel macro (la sociedad). Ejemplo del nivel micro: Si no son claras y respetadas las políticas de privacidad de la agencia de viajes de una tienda departamental y se terminan utilizando sus datos para extorsionar a un cliente, está claro que la falta de privacidad es inseguridad. Porque no es que la agencia vaya a extorsionar, pero la falta de preocupación por los datos del cliente puede ocasionar que los extorsionadores roben los datos fácilmente. Y no es que un gobierno vaya a hacer mal uso de los datos de la vigilancia electrónica, pero por lo mismo también esos datos pueden acabar siendo robados o filtrados, sea a la prensa (como fue el caso) o a un grupo criminal o a un gobierno con malas intenciones. El ejemplo del nivel macro ya lo hemos puesto.

Por tanto, puede que haya que cambiar los términos de la ecuación: La privacidad no ha de ser vista como un costo de la seguridad, sino al contrario, un beneficio. Es decir, no se trata de privacidad contra seguridad, sino de que la privacidad Es seguridad. Cuidémosla. Esa ha de ser la tendencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


9 + = fourteen

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>