Cómo no reaccionar ante el asalto

No es nuestra intención hacer aquí un análisis exhaustivo de cómo reaccionar en caso de asalto, sino más bien hacer una recomendación sobre cuál no ha de ser la reacción, a raíz de una reciente y trágica noticia.

En el barrio neoyorkino de El Bronx se produce un asalto a una bodega. Un transeunte alerta a las autoridades y un policía acude a las inmediaciones y permanece vigilante con su arma en la mano. Aquí puede verse el vídeo del suceso. El gerente logra escapar de los asaltantes y salir de la tienda. Y un joven trabajador hace lo propio. Pero el joven sale corriendo de forma desesperada, se tropieza con el agente y en el intento de inmovilización, éste dispara su arma y desgraciadamente lo mata.

Todo indica que se trata de un accidente muy lamentable. Si hay mala actuación del agente lo deberán decidir las autoridades pero, en cualquier caso, es posible que una reacción más sosegada del joven hubiera evitado ese desenlace. Lo ideal hubiera sido salir más despacio y con las manos en alto, pero ¿pudo haber previsto él que estaba un policía afuera con el arma en la mano? Tal vez no, y tal vez cualquiera hubiéramos actuado igual ante el miedo insuperable de ver nuestra vida en riesgo. Lo más típico, una vez fuera de la tienda, hubiera sido escapar indemne, pero la fatalidad también espera.

En situaciones en las que el objetivo del delito es material, por ejemplo dinero, el daño físico se presenta para el delincuente como algo no deseable, algo que complica las cosas. Ahora bien, en tales situaciones de estrés cualquier reacción brusca nuestra puede desencadenar ese daño por parte de los delincuentes. O incluso por parte de quienes nos deben proteger.

Recuérdese que, en muchas especies animales, en situaciones de inminente agresión o caza, el que la víctima corra acrecienta el instinto de presa y por tanto empeora las cosas. Parece que en la especie humana esto puede ocurrir igual. En general, no corra o trate de escapar sin antes evaluar las circunstancias.

En fin, ya decimos que se podría profundizar en las medidas precautorias para el caso de que se produzca el asalto, pero resumiendo:

– Serénese

– Colabore. E incluso repita verbalmente las instrucciones del asaltante

– No haga movimientos bruscos

– No oponga resistencia ni trate de escapar a no ser que tenga muy claras sus posibilidades de éxito

– Trate de memorizar detalles sobre el asalto y la/s personas que l@ asaltan

No nos cansamos de repetirlo: Las cosas son cosas. Y no valen más que eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


6 − = two

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>