Criminalización de la privacidad

En estos días en los que la privacidad está cambiando de términos, reduciéndose casi a reliquia como pronto el correo en sobre, notamos como esta decadencia acelera con nuevos factores como la criminalización del deseo de intimidad digital.

Y ya no hablamos de una criminalización tácita, tipo pensamientos “si no quiere dar sus datos algo esconde”; ya leemos cosas como las que descubre Enrique Dans en una interesante entrada en su blog:

Por otro lado, otro artículo, este en la prensa alemana que puedes ver también citado en Slashdot y en ActivePolitic, en el que se afirma que tras episodios trágicos como los de Noruega o los de Aurora (CO), no tener cuenta en Facebook o una falta de actividad en la misma puede ser un elemento de comportamiento que llegue al punto de convertirte en sospechoso. No, no es que no estar en Facebook te convierta en un asesino. Pero estamos cerca.

Es decir, que el deseo de mayor privacidad plasmado en la ausencia en Facebook empieza a ser malo. A pesar de esfuerzos como las recientes reglamentaciones en materia de protección de datos, nacionales e internacionales, la obsolescencia de la privacidad de la era pre-facebook es imparable, no se puede contrarrestar con leyes ni lamentos. Ya contamos una vez cómo ha cambiado el modo de operar de los detectives, pronto contaremos como habrán cambiado todas las relaciones laborales.

En cualquier caso, a falta de analizar seriamente la eficacia criminológica de ese indicador (la ausencia en Facebook), no le vemos tan buen valor predictor del crimen como valor publicitario para esa red social.

Dejando la Criminología a un lado y visto lo visto, parece una inminente necesidad usar Facebook, el no hacerlo puede acarrear como mínimo la etiqueta de antisocial. Lo que sí es cierto es que no usarlo sería ir contracorriente y probablemente perder oportunidades y comodidad. Por eso, más que nunca, es importante aprender a configurar bien, en cuestiones de seguridad y privacidad, todos nuestros aparatos y las aplicaciones que utilicemos, porque hay que estar en Facebook. Facebook sí, pero con calma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


× nine = 54

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>